Cómo mantenerse en peso óptimo a los 40 años...



Con la edad, aunque se consuma la misma cantidad de alimentos, el metabolismo se vuelve más lento y esto produce que aunque se coma lo mismo, se engorde más de la cuenta. La primera medida que la mujer debe considerar es cambiar la alimentación. Si hasta el momento era rica en hidratos de carbono, en carnes rojas, comidas preparadas o fritos, deben ir suspendiéndose.

En lo posible, antes de llegar a los cuarenta, la mujer tiene que tomar conciencia que si consume alimentos nocivos, éstos harán estragos a medida que vaya pasando el tiempo por lo tanto hay que reconsiderar lo que se ingiere e incluir lácteos desnatados, frutas y verduras”, comentan varios estudios con especialistas.

Uno de los errores más frecuentes es el de saltearse algunas comidas ya que se cree que de este modo se adelgazará. Sin embargo, lo único que se logra es tener hambre a deshoras y picotear todo aquello que esté al alcance de la mano.

Hay que respetar la norma de hacer cinco comidas. El desayuno debe ser completo. Es conveniente disponer del tiempo necesario para acostumbrarse a comer todo lo necesario para mantenerse en forma. Toda mujer debe disponer de cereales, frutas, verduras y pescado”, expresan los profesionales.

Los cambios de hábito con respecto a la alimentación y una rutina leve de ejercicio físico son dos factores fundamentales que contribuyen a mantenerse en forma.

No hay que dejarse el alma en un gimnasio ni morir de hambre comiendo solamente lechuga. Las dietas pueden ser de lo más variadas. Solamente hay que tener una buena predisposición y afrontar los cambios corporales con entereza y sobre todo mucha paciencia para poder bajar el sobrepeso y mantenerse en plena forma.

Recomendaciones importantes para mantenerse delgada a los cuarenta
  • Los 35 años son una buena edad para comenzar a cambiar el estilo de vida. Prescindir de las bebidas alcohólicas, de la sal, de los alimentos demasiado dulces y de los platos abundantes de comida.
  • De a poco es conveniente ir educando el cuerpo para que vaya aceptando alimentos sanos que contribuyan al bienestar tanto de dentro como de fuera.
  • Reemplazar la sal por especias más suaves, aumentar el consumo de pescado, frutas y verduras e ir relegando de a poco la ingesta de carnes rojas.
  • "Si se tienen en cuenta estos detalles, los resultados se verán reflejando en la báscula”, aseguran los nutricionistas.
  • Hay que destacar también que una vida con menos estrés ayuda a una vida más saludable. A partir de los cuarenta, la mujer comienza a replantearse muchas cuestiones que puedan estar perjudicándola.
  • Es importante escuchar el propio cuerpo y ayudarlo a mantenerlo en correctas condiciones. 


Entradas populares de este blog

Aceite de Musk o Almizcle

Tratamiento con gel de castañas de indias para varices y venas...

Hierbas contra los síntomas de la menopausia...