Hidratar la piel con aceites esenciales...



Suavidad,  elasticidad y relajación mediante una inmersión de aromas y sensaciones, a continuación algunas recetas que cambiarán el ánimo además de obtener cambios en la piel.

Los aceites esenciales obtenidos por distintos procedimientos en plantas y frutos, presentan entre otros beneficios la hidratación de la piel. Sumergirse en el agua tibia de la bañera con aceites esenciales es un estímulo para los sentidos, ayuda a calmar cualquier malestar emocional, es una caricia al alma que entre otras ventajas nos devuelve la suavidad y elasticidad de la piel.

El uso de aceites esenciales se realizaba desde hace milenios en China India y Persia. Esta disciplina brinda un uso terapéutico de los aromas puros para un tratamiento natural y un complemento importante para ayudar a restablecer nuestro equilibrio y armonía.

Buscar la calidad:
Es necesario contar con un producto que contenga la certeza de su calidad, no debe tener solamente un aroma agradable, consultar la etiqueta donde se encuentra la información sobre la planta de la cual se extrajo el aceite esencial, como también los datos de la empresa que lo comercializa.

Al leer la etiqueta debemos verificar el nombre común, así como también el nombre botánico para tener certeza sobre su correcta identificación y por lo tanto sobre su utilidad terapéutica.

Asegurarnos de que sea 100% aceites esenciales y constatar que se trate de una empresa que asegure el correcto almacenaje, distribución y envasado de los aceites esenciales. El frasco de vidrio oscuro, ámbar y azul cobalto, son los más frecuentes.

Recobrando suavidad y elasticidad:
Los aceites esenciales ofrecen muchos beneficios para la piel, especialmente al momento de darnos un baño, debido a que según las propiedades del que hayamos utilizado, le permite a nuestra piel recobrar su suavidad e hidratación natural.

Aceites esenciales para usar en el baño:

Ingredientes:
Una cucharada de aceite esencial de limón, una cucharada de aceite esencial de almendras dulces, una cucharadita de aceite de germen de trigo, 6 cucharadas de aceite de soja, 3 cucharadas de lecitina.

El aceite de almendras dulces desinflama y calma las irritaciones cutáneas, hidrata y suaviza todo tipo de pieles. Se puede aplicar sobre estrías o lugares problemáticos.

Previene las arrugas y las estrías. Puede mezclarse con otros aceites vegetales (aceite de rosa mosqueta) antes de aplicar directamente sobre la piel para mejorar su elasticidad y nutrición. 

Es ideal para realizar masajes, gracias a su propiedad anti-inflamatoria como por su efecto hidratante. Es aconsejable especialmente en casos de sequedad, deshidratación o escamación. Puede aplicarse sobre la piel húmeda tras el baño o la ducha.

Para la preparación:
Mezclar todos los ingredientes hasta obtener un aceite homogéneo, y colocar el preparado resultante en un recipiente estéril y seco. Cada vez que se desee tomar un baño refrescante que resulte hidratante para la piel, y energizante para todos los sentidos, colocar en el agua de la bañera unas 2 o 3 cucharadas soperas del preparado, y mantenerse en inmersión durante unos 15 minutos, para que la piel absorba todas las propiedades saludables de ésta mezcla de aceites esenciales.

La misma preparación puede utilizarse una vez a la semana para realizar masajes en las zonas donde la piel se encuentre descamada o extremadamente seca, a través de masajes circulares hasta su total absorción.

Fuente: Crecer o perecer 



Entradas populares de este blog

Aceite de Musk o Almizcle

Tratamiento con gel de castañas de indias para varices y venas...

Gemas y Chakras...