Cuidados para los pies....


Los pies suelen quedar al margen del cuidado personal. Sin embargo, requieren de la misma atención que cualquier otra parte del cuerpo. Si todos los días se realiza una rutina breve de masajes, ejercicios y cuidados, no solamente se logrará tener unos pies estéticamente bellos sino que también estarán más saludables y libres de sufrir lesiones o malestares. La alimentación adecuada contribuye a una mejora en la piel. La de los pies no está exenta de sufrir alteraciones si no se los mantiene en condiciones.


“Todas las noches, lo ideal es dedicar unos cinco minutos a colocar crema hidratante. Después de un baño relajante, nada mejor que agregar una loción o crema que mediante la aplicación con un masaje se aliviarán de la carga diaria”, sostiene varios profesionales dermatólogos.


La crema de glicerina o urea son ideales para tratar los pies muy resecos o agrietados. “Hay que tener mucha constancia y aplicar la crema todas las noches sin falta. Los resultados se verán a las pocas semanas”, comentan los profesionales.


Ejercicios para relajar los pies:
- Comenzar estirando cada uno de los dedos. Dedicar al menos dos minutos a cada dedo
- Estirar y llevar los dedos hacia adelante y luego hacia atrás
- Girar los pies en ambos lados
- Realizar estos movimientos a la mañana al despertarse y también antes de acostarse
- Utilizar la yema de los dedos para masajear y aliviar las tensiones de los dedos y los nudillos para suavizar los talones y las plantas
- Utilizar aceites esenciales para ayudar a relajar las tensiones. El de almendras es una buena alternativa.


Recomendaciones generales para el cuidado de los pies:
Siempre que se pueda estar sin calcetines, será un alivio para los pies y se logrará así mejorar la circulación. Aprovechar el tiempo que se está en el hogar para estar solamente con calcetines o dejando los pies al descubierto. Esto dará un gran respiro y descanso a los pies”, opinan los especialistas. Si se sufre de dolor en los pies, hay que intentar evitar el uso de tacones más altos que seis centímetros.


“El calzado que se utilice debe ser siempre cómodo. No debe apretar ni sujetar demasiado el pie y si daña alguno de los dedos, hay que dejar de usarlo”, recomiendan los dermatólogos.


Colocar los pies en un recipiente con agua tibia. Se pueden aplicar pétalos de rosas y sales de baño. Dejar dentro los pies durante al menos quince minutos hasta lograr el alivio deseado. Secar con sumo cuidado y no olvidar de aplicar crema humectante.





Entradas populares de este blog

Aceite de Musk o Almizcle

Tratamiento con gel de castañas de indias para varices y venas...

Hierbas contra los síntomas de la menopausia...