Terapias florales...


Las Terapias Florales (Flores de Bach), se emplean como medicamentos, son un sistema muy saludable y económico y puede ser usado eficazmente, sin efectos secundarios o tóxicos. Se distinguen dependiendo de cada persona, su historia, su entorno y tiempos propios, las esencias que se proveen en las personas tienen:
Sensación de bienestar. Un rostro más distendido, rejuvenecido, iluminado. Incrementa la vitalidad. La persona puede exteriorizar el sentimiento en curso, por ejemplo llorar, lo que tenía sofocado, o menos, si éste era el desequilibrio. Puede ocurrir que el entorno observe los cambios antes que el propio interesado. La persona adquiere una mayor capacidad de observación. La persona se anima a aclarar y enfrentar las cosas que le molestan con menos temor. Se equilibran las funciones fisiológicas: disminución de peso, mejor digestión, mejor circulación sanguínea en manos y pies. Mejoran los problemas físicos. En enfermedades terminales, las Flores de Bach ofrecen alivio en la tensión, aún en el dolor, posibilitan una transición con mayor dignidad y armonía. 

¿En qué se basan las Terapias Florales?.
Este sistema terapéutico se encuentra incluido dentro de las llamadas Medicinas Vibracionales o Bioenergéticas y junto con la cromoterapia, gemoterapia y la músicoterapia entre otras.
Todos estos sistemas, junto con otros sistemas como la acupuntura, las reflexoterapias, son parte del grupo de Medicinas Alternativas.
Las esencias florales son preparados vibracionales que protegen la cualidad energética única de una flor en concreto. La flor tiene la particularidad de una antena de energía que recibe las energías del cosmos, (del sol), a través del aire y las energías de la tierra, (por el tallo y la raíz). La flor recibe dos tipos de energía (Yin-Yang) de su unión y equilibrio mantiene una energía propia con características individuales que pueden ser transmitidas al agua en el método de preparación de la esencia. Las esencias florales permiten que ingresen cualidades armónicas a nuestro cuerpo, que se transforman en facilitadores de nuestro crecimiento personal integral.
La esencia floral empieza a trabajar una vez que fue incorporada en el cuerpo, y gracias a su característica vibracional entra en contacto con el campo energético de la persona y viaja a través de los meridianos de acupuntura y se encamina a los chacras y órganos energéticos donde se realizará su efecto, que se presentará en los estados emocionales y la materia del individuo.

¿Cómo ayudan las Terapias Florales?.
Esta medicina está basada en los estímulos los cuales generan reacciones. Se debe tener en cuenta que cada individuo reacciona de un modo diferente a un mismo estimulo, por lo que es muy importante ver la reacción del individuo ante un estimulo determinado más que escuchar lo que dice. Bach estudió y catalogó 38 personalidades o desequilibrios emocionales, es por eso que la medicina Floral de Bach está compuesta de 38 remedios en los cuales hay 37 esencias florales, 1 esencia de agua, 3 formulas compuestas y 2 catalizadores.

Para aplicar los remedios florales en el tratamiento de una determinada enfermedad, se basa en los estados emocionales negativos que está sintiendo el individuo (miedo, irritabilidad, depresión, ansiedad, apatía, agresividad, odio, etc.) para seleccionar el medicamento más apropiado, ya que cada flor sirve para tratar un estado emocional negativo diferente. 
Las flores de Bach pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos médicos, de modo que si ya se está bajo un tratamiento de medicina convencional no es necesario que lo deje si así se desea. También pueden utilizarse junto a una psicoterapia, para potenciar sus efectos.
El Dr. Bach decía que todos somos producto de la misma fuente que el llamaba Amor y por lo tanto todos formamos manifestaciones de el. Que venimos a la tierra con esa chispa divina en nuestro interior, para entrar en un cuerpo físico y con una mente. Que el ser interior o alma, viene a cumplir una misión específica, igual de importante para todos, y si nuestra personalidad no sigue los impulsos emanados por nuestra alma, se presentará un conflicto, el cual se evidenciará con un bloqueo en el flujo de nuestra energía y se manifestará como un síntoma emocional en desequilibrio, en donde si este se prolonga, proporcionará como resultado manifestaciones físicas, llamadas enfermedades. Por esto sólo se logran corregir los efectos sin llegar a las causas. Para el Dr. Bach, existen dos errores primordiales, el primero: la disociación entre nuestra alma y nuestra personalidad y segundo: la crueldad o el mal hacia los demás, puesto que va en contra de la unidad, teniendo en cuenta que todos somos parte de la misma unidad.
El Dr. Bach llegó a la conclusión de que el organismo se enfermaba como consecuencia de las siguientes siete formas básicas:
EL ORGULLO:
Creer ser mas que cualquiera.
LA CRUELDAD:
Hacer daño a los demás o incluso a si mismo.
EL ODIO:
Todo lo contrario a lo que el profesaba, al amor.
LA IGNORANCIA:
Que además de llevarnos a negar la existencia del creador y de sus manifestaciones, entre otras cosas, incluía el temor que sobreviene por desconocimiento.
LA INESTABILIDAD:
Dudar absolutamente de todo, teniendo en cuenta la existencia de un orden universal perfecto y armónico.
EL EGOÍSMO
Que se explica por si mismo.
La esencia floral procura elevar nuestra vibración, acercarnos a nuestra propia esencia interior, para tomar conciencia de nuestros errores y desarrollar nuestros aspectos más positivos para evitar el sufrimiento y la enfermedad en todos sus niveles.
"La enfermedad es, por esencia, el fruto del conflicto entre el alma y la mente."

Fuente Varias.

Entradas populares de este blog

Aceite de Musk o Almizcle

Tratamiento con gel de castañas de indias para varices y venas...

Gemas y Chakras...