Ir al contenido principal

Yoga y las mujeres con pre-menopausia


Yoga y la mujer “SPM (síndrome de pre-menopausia)
Junto a los cambios físicos que genera el ciclo, tales como un aumento de peso, aumento del apetito, retención de líquidos e inflamación generalizada, dolor en el abdomen, eczemas, vómitos etc.… se asiste a un cambio drástico de sus condiciones psíquicas. La disminución de la concentración, el aumento de la agresividad y el nerviosismo y otros síntomas que implican un estado más o menos acentuado de ansiedad e hipersensibilidad, son algunas consecuencias del ciclo, sobre todo en las fechas premenstruales.
Para la mujer es muy importante su preparación física y la salud de su organismo. Pero sin duda, su Sistema Nervioso es la base tanto de esta salud como de su estado psicológico. El Yoga es una potente herramienta para canalizar y contrarrestar los efectos del desequilibrio hormonal.
Simplemente se trata de respetar el propio estado. El ejercicio que propone el Yoga posibilita la transformación de las tensiones y el nerviosismo o, en algunos casos, la agresividad, sea por el propio movimiento y sus beneficios directos en el sistema muscular y circulatorio, sea porque el Yoga incorpora al ejercicio la respiración controlada y la conciencia. La relajación que se obtiene por medio de la respiración y el traslado de esta actitud de serenidad a la actividad de cada parte del cuerpo, ayuda a relacionarse con el dolor y los síntomas de descompensación fisiológica. El calor, el movimiento junto a la respiración serena ayudan a modular las tensiones, a recuperar la concentración y a reequilibrar el organismo. El ejercicio moderado, hace de la menopausia un periodo más fácil de llevar.
Los SPM comienzan alrededor de la segunda semana después del ciclo. Hay dos diferentes tipos de síntomas; el físicos y de comportamiento.
Algunos de los síntomas de comportamiento reportados son; depresión, ataques de ira, irritabilidad, ansiedad, confusión y aislamiento social.
Todos estos síntomas son debidos a los cambios hormonales del organismo. Si todos estos síntomas están demasiado fuertes pueden ser mantenidos con una actividad normal la mas similar a tener un desequilibrado ciclo menstrual.
El yoga y la meditación pueden ayudar en estas condiciones en tu cuerpo y tu mente, y otros desequilibrios hormonales, a tener mejor salud física y mental, así como una alimentación ligera y adecuada. 
La mente también juega un papel muy importante en como se  sienten las mujeres. El yoga y la meditación  son una gran solución para escucharse y entonar el interior de nuestros cuerpos. Una de las cosas que se debe  aprender es a deshacerse de los pensamientos y emociones negativas. Se dice que un pensamiento positivo es más poderoso que uno negativo. Cada pensamiento esta enlazado a un sentimiento y cada sentimiento tienen una reacción emocional. Estas condiciones nos llevan a como nos sentimos.


Bibliografía consultada
Libro: INDRA DEVI. (Primera dama del yoga, como es conocida en America) -Una mujer de tres siglos. 
Libro: Hari Kaur Khalsa y Machelle  M. Seibet  -Yoga de la Mujer 
Libro: Geeta S. Iyengar – Yoga para la mujer 

Entradas populares de este blog

Aceite de coco para reafirmar la piel de los brazos

Como se sabe, el aceite de coco es muy utilizado en estos tiempos tan revolucionados con tanta información, estudios y mercadeo; pero realmente es un ingrediente que tiene un poderoso efecto antioxidante gracias a la vitamina E que contiene y a sus proteínas, que nos ayuda a mejorar la salud de nuestras células, y por lo tanto a reparar tejido. Con el tiempo, los brazos son una zona en la que se refleja especialmente el envejecimiento. Las alas de murciélago, si esa que baila sola 😄, suelen ser consecuencia de cambios bruscos de peso, carrusel de las hormonas sobre todo en la menopausia, y de dietas cargadas de alimentos inadecuados o procesados; por lo tanto una dieta bien equilibrada es una de las claves para evitar la flacidez en esa zona. Comparto un sencillo truco, si quieres ayudar a combatir esa flacidez y tratar de retrasar la aparición  de las temidas alas de murciélago 😉. A partir de los 45 años, empecé a darme cuenta de que mis brazos estaban como perdiendo firmeza y

Pay de limón

Esta receta es baja en calorías, sin harina, sin gluten y solo lo imprescindible de azúcar; la base esta elaborada con ingredientes que tenemos a nuestro alcance y que son saludables. Para esta tarta se preciso: Base 200 g de manzanas (de preferencia yo utilice las rojas) 180 g de copos de avena sin gluten 100 g de dátiles 220 g de puré de plátanos Relleno 1 queso crema o mascarpone a temperatura ambiente 200 gr de yogur griego natural 3 cdas de azúcar morena o de coco o de preferencia 6 hojas de gelatina Cuajada de limón 1 huevo 70 ml de zumo de limón (1 limón y medio) ralladura de un limón 2 cdas de azúcar morena 100 gr de mantequilla sin lactosa o clarificada Topping 1 tableta de chocolate blanco Procesamiento Lo primero es realizar la cuajada de limón para que se atempere mientras realizamos la tarta. Se pone todos los ingredientes en un cazo, menos la mantequilla y se llevan a ebullición, removemos constantemente hasta que este con una

Cabello suave y brillante

Si quieres dar una dosis de luminosidad al cabello, comparto esta fácil y sencilla mascarilla que revive tu melena. Desde siempre me ha gustado mantener mi cabello sano y brillante, y descubrí una efectiva mascarilla casera, que la suelo aplicar por lo menos una vez al mes, lo deja suave, sedoso, a la vez que lo nutre. Para ello sólo se necesita un plátano y miel,  ingredientes que ayudan a fortalecer el cabello y más en la etapa de la menopausia, ayudando a evitar la caída del mismo y aportándole hidratación para conseguir ese brillo natural. Su preparación es sencillita,  es triturar medio plátano (si esta muy maduro mejor) con dos cucharadas de miel, mezclando bien ambos en un bol. Se aplica con el cabello húmedo,  haciendo real hincapié en el cuero cabelludo,  y esparciendo hacia las puntas, envolvemos el cabello con un film transparente o un gorro de baño, dejándola actuar por los menos 30 minutos, aclarando el cabello después con abundante agua tibia.  De verdad se nota e