Aceite de Musk o Almizcle


Es un aceite esencial extraído de las semillas del Abelmoschus Moschatus, planta malvácea oriunda de Egipto, India y costa Malabar. El aceite contiene un 18% de ácido linoléico, es un líquido amarillo pálido que cambia la intensidad del color y el aroma al envejecer, intensificándose y adoptando un color rojo-marrón debido al cambio en las propiedades químicas de los componentes aromáticos. Es muy usado en la perfumería industrial y su precio es muy elevado, por lo que frecuentemente es sustituido por una imitación química del aroma. Frecuentemente se le denomina con el término Ambrette.

Junto con el incienso, la rosa, el jazmín, la mirra, el loto, el musk es un aceite milenario. Tenemos algunos ejemplos en la literatura:

  • De acuerdo al Kama Sutra el olor del musk es asociado con la mujer ideal, la más erótica y sensual.
  • Frecuentemente aparece en historias chinas como un factor de seducción y atracción sexual.
  • Los más antiguos libros de Medicina relatan casos de varones que en sus 80 años fueron revitalizados en su poder sexual gracias a esta valiosa sustancia.
El Musk tiene un aroma muy particular, dulce y cálido de larga perdurabilidad. Es usado en aromaterapia para aliviar síntomas de depresión y ansiedad. Usado en masaje o como perfume alivia las preocupaciones y eleva el nivel anímico y energético. A nivel físico facilita la circulación sanguínea, alivia molestias articulares y espasmos y dolores musculares.

Desde la teoría ayurvédica, el aceite de Musk regula y equilibra el dosha kapha y el vata.

Desde la teoría yóguica de los chakras, el aceite de Musk resuena vibratoriamente con el segundo chakra o SVADHISHTHANA, el nivel emocional-sexual.

Es también llamado chakra del sacro y se sitúa a unos cinco centímetros hacia el interior del cuerpo. La energía que circula tiene una frecuencia y vibración más elevada que la del chakra raíz, está menos densamente organizada. Es el centro de la energía y la creatividad física relacionadas con el placer, el bienestar físico, la sexualidad, la salud, la abundancia. El aceite de Musk entra en resonancia vibratoria con el chakra del sacro alcanzando los 417 hercios.

Al Svadhishthana se le asocia con el sentido del gusto, y por eso su órgano de conocimiento es la lengua. Sus órganos de actividad son los riñones y está íntimamente relacionado con el plexo nervioso prostático. El principio gobernante es el agua.

El chakra sacro conforma a nivel energético la forma en que experimentamos nuestros sentimientos y por cómo nos sentimos cuando los expresamos. Cuando las emociones se reprimen, el cuerpo se hincha reteniendo la energía en forma de líquidos. Controla el flujo de hormonas sexuales y está asociado a nuestro bienestar y comodidad física. La vibración del aceite de Musk nos ayuda a sentirnos cómodos con nuestros cuerpos y permitirnos la tranquilidad y la relajación de este centro orientado a la vida.

También se ocupa de la relación entre nuestras emociones y el bienestar, entre nuestras emociones y nuestras experiencias. Este chakra establece los límites de nuestros apetitos emocionales y físicos. Su energía crea cambios que nos hacen sentir irritables, sensuales, llorosos o agresivos. Cuando no le ofrecemos espacio a nuestros sentimientos para que se expresen, retenemos agua y nos hinchamos, una condición común en las mujeres. El aceite de Musk restablece el sistema energético de este chakra lo que se traduce en que nos sentimos emocionalmente abiertos y nos expresamos con franqueza, con lo que el cuerpo se equilibra. Cuando comenzamos a expresar nuestros verdaderos sentimientos, el cuerpo adquieres un estado de luminosidad y gracia, como si se oxigenara y fortaleciera la estructura celular.

En este chakra  encontramos la necesidad de amar y de experimentar la conciencia del reconocimiento. Si reprimimos estas emociones, pueden aparecer trastornos de la alimentación como la bulimia o anorexia. Uno de los factores  para esta enfermedad es la fijación de las personas en la apariencia externa y las relaciones que no satisfacen el deseo recóndito de intimidad y conexión.

Afecta al gusto, que a su vez influye en nuestro apetito y deseo por comer, de obtener placer sensualidad y abundancia. Si sentimos que no tenemos suficiente de lo que deseamos o que lo queremos no está a nuestro alcance, experimentamos una sensación de carencia. Nos privamos del amor y el calor que deseamos y encontramos sustitutos en la comida en el sexo sin amor, en las drogas o en otras formas inadecuadas de privación. Un chakra del sacro que no funciona en equilibrio, no es capaz de distinguir cuándo el individuo ha obtenido lo suficiente para llenar su vacío. El aceite de Musk nos conduce a un sentido real del bienestar, del placer y de la abundancia, y podemos reconocer realmente cuándo, qué y quién es suficiente y sentimos que nos amamos a nosotros mismos, estamos felices y agradecidos. La abundancia es la sensación de que lo que hay y lo que habrá siempre será suficiente y que la vida es bondadosa, satisfactoria.

El aceite de Musk atempera actitudes, quiebra viejos patrones e invoca la flexibilidad. Nos ayuda a aceptar retos, a reconocer nuestras fuentes internas, nuestros bienes y nuestras experiencias vitales para construir un camino que atraviesa y deja atrás cualquier resto de rabia. La emoción es energía básica que exige movimiento. El aceite de musk nos hace explorar y transformar la rabia haciéndonos conscientes de cómo afecta a otros. El aceite de Musk tiene capacidad para el crecimiento y la profundización de las relaciones. Las obras conscientes se manifiestan en actos de bondad. El aceite de Musk nos induce a reflexionar sobre los actos de bondad que compartimos con los demás.

Entra en resonancia con el fluir energético del segundo chakra corpóreo, modificando el estado físico y mental, alineando la energía de este sistema, y como resultado de ello, afrontamos conscientemente el mundo emocional desde una perspectiva de distanciamiento compasivo. Usando este aceite podemos concentrarnos en nuestro cuerpo, en nuestro aliento y cambiar conscientemente nuestras respuestas. Identificamos los nudos en nuestro cuerpo. Podemos aplicar con intención el aceite de Musk sobre dichas partes para nutrir y relajar el cuerpo y la mente.

Cuando nos sentimos emocionalmente introvertidos y en estado de discordia, este aceite abre camino por el vasto y profundo mundo interior y aporta calor, energía y sintonía con el momento presente. El viaje espiritual incluye atreverse a explorar las fuentes íntimas y actuar siguiendo nuestra propia dirección interior. Facilita la escucha de lo que nuestro Ser más profundo tiene que decir, encontrando el hilo conductor de los sentimientos discordantes.

Sabemos que todas las relaciones tienen fases de contracción y expansión. Nos lleva a cultivar un medio de expresión alternativo al que usamos para relacionarnos con los demás. Podemos, por ejemplo, transformar nuestros desvaneos y trastornos en momentos dulces al mantener la sintonía con la luz y la conexión con la unidad en el momento presente.

Al usar este aceite podemos preguntarnos ¿qué parte del cuerpo acoge la introversión, la discordia y la rabia?.

La abundancia es una función del chakra del sacro y se relaciona directamente con nuestra sensación de valía personal, nuestro derecho a vivir y nuestro amor por la vida. La abundancia es saber que lo que somos, hacemos y tenemos es suficiente. El aceite de musk “ordena” este centro energético y como resultado nos queremos, honramos a nuestro cuerpo sin necesidad de castigarnos. Amarnos a nosotros mismos nos enseña a ser generosos con los demás (“no se puede dar lo que no se tiene”).

Otro aspecto importante de este chakra es que determina la forma en que experimentamos el placer. Este chakra desempeña un papel directo en la forma en que respondemos a los demás y en la sensación que experimentamos cuando permitimos que el bienestar sea un componente importante de nuestra vida. La vibración del aceite de Musk genera el modo de enfocarnos en cultivar el placer con relaciones sanas y actividades que favorezcan la vida del cuerpo y la expresión de nuestros sentimientos.

AFIRMACIÓN:
“ESTOY EN SINTONÍA CON EL MOMENTO PRESENTE”.“EXISTE UNA FINALIDAD EN TODOS LOS PASOS QUE DOY”.
MEDITACIÓN:
Nos ungimos con aceite de Musk, vertiendo una pequeña cantidad en la palma de la mano y extendiéndola por las muñecas, sienes, cuello y nuca. Hacemos tres respiraciones profundas llevando el aire a la parte inferior del abdomen y visualizamos un gran cono de luz naranja sobre los huesos de ambas caderas con el vértice apuntando desde el interior al exterior del cuerpo. Visualizamos y/o sentimos una luz naranja fortaleciendo la energía de este centro y abriendo los reinos del placer, del bienestar, la prosperidad, y de la sensualidad. Abrimos un espacio para la alegría y la abundancia. Prestamos atención a cualquier resistencia que aparezca y dirigimos la luz a esa idea, lugar, emoción afirmando que permitimos que el placer se agregue a la forma en que disfrutamos la vida.

Sentimos la luz naranja girando en el sentido de las agujas del reloj y ampliamos nuestra sensación de alegría. Permanecemos conscientes del cuerpo físico mientras la alegría llega a todas las células. Expandimos la alegría desde una simple idea en nuestra menta a una presencia viviente en el cuerpo. Es muy agradable sentirse bien, así que nos permitirnos sentirnos todo lo bien que seamos capaces durante todo el tiempo que podamos. Nos unimos a la belleza del mundo físico: pertenecemos a él y queremos

BARÓMETRO EMOCIONAL AROMÁTICO: en sintonía-introvertido; consciente-enfadado.
MANTRA: EL SONIDO “VAM”.
NOTA MUSICAL: “RE”

Fuente: Ayurveda Tibetana

Entradas populares de este blog

Tratamiento con gel de castañas de indias para varices y venas...

Hierbas contra los síntomas de la menopausia...