Destacados

Pay de limón

Esta receta es baja en calorías, sin harina, sin gluten y solo lo imprescindible de azúcar; la base esta elaborada con ingredientes que tenemos a nuestro alcance y que son saludables.
Para esta tarta se preciso:

Base

  • 200 g de manzanas (de preferencia yo utilice las rojas)
  • 180 g de copos de avena sin gluten
  • 100 g de dátiles
  • 220 g de puré de plátanos
Relleno
  • 1 queso crema o mascarpone a temperatura ambiente
  • 200 gr de yogur griego natural
  • 3 cdas de azúcar morena o de coco o de preferencia
  • 6 hojas de gelatina
Cuajada de limón
  • 1 huevo
  • 70 ml de zumo de limón (1 limón y medio)
  • ralladura de un limón
  • 2 cdas de azúcar morena
  • 100 gr de mantequilla sin lactosa o clarificada
Topping
  • 1 tableta de chocolate blanco
Procesamiento

Lo primero es realizar la cuajada de limón para que se atempere mientras realizamos la tarta.
Se pone todos los ingredientes en un cazo, menos la mantequilla y se llevan a ebullición, removemos constantemente hasta que este con una textura espesa, retiramos y mezclamos con la mantequilla, dejamos enfriar.
Procedemos con la base, pero antes ponemos a hidratar las laminas de gelatina en agua fría.
Molemos los copos de avena, cortamos en trozos los dátiles (previamente hidratados con agua) y rallamos las manzanas, lo mezclamos todo bien en un bol, añadimos el puré de plátanos y mezclamos todo bien otra vez, si les gusta pueden añadir un poco de esencia de vainilla; vertimos la mezcla en un molde desmontable de unos 18 cms con su papel de horno, y vamos aplastando bien todo en el fondo para que quede uniforme y lo metemos en el refrigerador.
Seguimos con el relleno; ponemos el queso junto con el yogur, el azúcar y mezclamos todo muy bien, al estar integrado, tomamos la gelatina la ponemos en otro recipiente y la llevamos al microondas por dos minutos, al estar disueltas la agregamos a la mezcla junto con la cuajada de limón y mezclamos por unos minutos más.
Sacamos la base y vertimos en ella toda la mezcla del relleno, damos unos golpes en la mesa y la llevamos al frigerador por lo menos 4 horas, pasado este tiempo bajo a la parte de abajo de la nevera la tarta y la dejo ahí hasta el día siguiente.
Al desmontarla, en un recipiente parto en trozos el chocolate blanco con un poco de aceite de coco y al micro de 40 en 40 segundos para derretir el chocolate y no quemarlo, al estar disuelto, lo echo por encima de la tarta y listo, buen provecho, el sabor del limón en su punto y de verdad esta demasiado bueno.


Entradas populares